¿Por qué las selvas tropicales están siendo destruidas?

Deforestación en la parte Indonesia de Borneo.
Deforestación en la parte Indonesia de Borneo. Esta área que tenía bosques creciendo sobre depósitos de turba (pantanos con gran acumulación de materia orgánica) fue cortada para dar paso a plantaciones de caucho.

Cada año, un área de selva tropical del tamaño del estado de Nueva Jersey es talada y destruida. Las plantas y animales que vivían en estos bosques mueren o, si logran escapar, tienen que encontrar otros bosques para utilizar como hogar. ¿Por qué estas selvas tropicales están siendo destruidas?

Los humanos son la mayor causa de la destrucción de las selvas tropicales. Los humanos estamos cortando las selvas por varias razones, incluyendo las siguientes:

  • madera para la construcción y para hacer fuego;
  • agricultura a pequeña y gran escala;
  • tierras de pastoreo para el ganado;
  • pulpa para hacer papel;
  • construcción de caminos;
  • urbanización;
  • vivienda para agricultores pobres, que no tienen otro sitio para vivir;
  • extracción de minerales e hidrocarburos (gas natural y petróleo); y
  • cultivos ilegales de plantas utilizadas para producir droga.

Las selvas tropicales también están amenazadas por el cambio climático, el cual está incrementando la incidencia e intensidad de sequías en partes de la Amazonía y el sudeste de Asia. La sequía causa mortandad de árboles y seca la hojarasca, incrementando el riesgo de incendios forestales. Estos incendios muchas veces son iniciados por proyectos de urbanización, agricultura a pequeña y gran escala (p. ej. palma aceitera), ganaderos y madereros.

En los años 2005 y 2010, la Amazonía experimentó las peores sequías registradas históricamente. Los ríos se secaron, muchas aldeas y comunidades quedaron aisladas y millones de hectáreas fueron quemadas. El humo causó problemas de salud generalizados, interfirió con el transporte, bloqueó la formación de nubes y además el fuego añadió grandes cantidades de dióxido de carbono a la atmósfera, empeorando los efectos del cambio climático. Entretanto, Indonesia ha experimentado varias sequías severas en las últimas décadas. Las peores sequías ocurrieron en 1982-1983 y en 1997-1998, períodos en los que además millones de hectáreas fueron quemadas.

Las selvas tropicales proporcionan recursos a la gente

Los Andes in Peru
Los Andes in Peru

La gente ha usado los bosques como una fuente de alimento, madera, medicinas y recreación desde hace mucho tiempo. Cuando los bosques se pierden, estos no pueden continuar proporcionando estos recursos y servicios, obligando a la gente a ir a otros lugares para obtenerlos. Asimismo, cuando muchos de estos recursos se pierden, la gente tiene que encontrar una forma de poder pagar por las cosas que antes obtuvo gratuitamente del bosque.

Como visitantes frecuentes de las selvas tropicales, podemos atestar que ellas proporcionan mucho más que frutas y medicamentos esenciales para la gente. Las selvas tropicales se encuentran en una variedad de paisajes: algunas están situadas en cordilleras, otras abrazan grandes ríos en tierras bajas, mientras que otras están cerca a playas y arrecifes de coral. Las selvas tropicales ofrecen oportunidades para intercambio cultural, arte, relajación, excursiones, aventura, fotografía, pesca, avistamiento de aves y observación de vida silvestre en general.

Las selvas tropicales proporcionan un hogar para plantas y animales

Los guacamayos azul y amarillo
Los guacamayos azul y amarillo se congregan en grupos grandes en varias partes de la Amazonía peruana, donde se reúnen para comer arcilla. El Parque Nacional del Manu y la Reserva Nacional de Tambopata en el sudeste de Perú están entre los mejores lugares del mundo para ver guacamayos en estado silvestre.

Las selvas tropicales son el hogar para un gran número de plantas y animales, incluyendo especies amenazadas. Otros grupos de organismos menos conocidos, como los hongos, también viven en las selvas tropicales y cumplen una función importante en los ciclos de nutrientes. Cuando los bosques son talados, muchas especies están condenadas a la extinción.

La mayoría de selvas tropicales puede sobrevivir sólo en condiciones naturales o con niveles bajos de impacto humano. A medida que el hábitat es destruido, muchas especies conocidas se ven amenazadas por la extinción. Aunque son importantes, los zoológicos no pueden salvar a todos los animales.

Las selvas tropicales reducen la erosión

Erosión en cerros deforestados en Madagascar
Erosión en cerros deforestados en Madagascar

Las raíces de los árboles en las selvas tropicales y la ve-getación en general ayudan a fijar el suelo. Cuando los árboles son cortados, el suelo queda desprotegido y es rápidamente lavado por la lluvia. Este proceso de pérdida del suelo se llama erosión.

Si la erosión causada por la lluvia es considerable, el suelo removido va a los ríos y puede afectar a los peces y la gente. Los peces sufren porque el agua se vuelve muy turbia y los sitios de reproducción son cubiertos por sedimento. La gente puede tener problemas al navegar ríos y otras vías fluviales (p. ej. canales) que se vuelven poco profundas debido a la acumulación de sedimento en el fondo. Mientras tanto, los agricultores pierden la capa superficial del suelo que es esencial para sus cultivos. El sedimento también se acumula en las represas asociadas a plantas hidroeléctricas, las cuales terminan generando menos electricidad.

La pérdida de bosque en las laderas de los cerros puede provocar deslizamientos de tierra. Por ejemplo, miles de personas murieron en Centroamérica cuando el Huracán Mitch en 1998 ocasionó el colapso de laderas deforestadas. Si los bosques hubieran sido mantenidos en la región, la cantidad de muertes habría sido menor.

Los bosques también cumplen un papel importante en la reducción de daños causados por inundaciones, debido a que su presencia disminuye la velocidad del agua que se escurre sobre el suelo durante una inundación.

Durante el tsunami ocurrido el 2004 en el Océano Índico, las áreas en donde los bosques de mangle habían sido cortados sufrieron una devastación mayor que las áreas donde todavía había bosques de mangle.

Las selvas tropicales ayudan a mantener el ciclo del agua

El bosque en Borneo
El bosque en Borneo

Las selvas tropicales cumplen un papel importante en el ciclo del agua, pues ellas añaden agua a la atmósfera. Las plantas liberan agua de sus hojas a través del proceso de transpiración durante la fotosíntesis. Esta humedad contribuye a la formación de nubes, las cuales posteriormente liberan el agua a través de la lluvia. En la Amazonía, entre 50 y 80 por ciento de la humedad se mantiene en el ecosistema gracias al ciclo del agua en la región.

Cuando los bosques son talados, menos humedad va a la atmósfera y disminuye la lluvia, ocasionalmente causando sequía.

En años recientes, las selvas tropicales de Borneo y la Amazonía han experimentado sequías muy severas. Estas sequías han sido agravadas por la deforestación.

La humedad generada por las lluvias tropicales circula alrededor del mundo. Los científicos han descubierto que la lluvia en el medio oeste de los Estados Unidos es afectada por ciclos atmosféricos asociados a bosques en el Congo. Mientras tanto, la humedad generada en la Amazonía puede llegar a caer como lluvia en sitios alejados como Texas. Asimismo, las selvas en el sudeste de Asia pueden influenciar los patrones de lluvia en el sudeste de Europa y en la China. Las selvas tropicales pueden beneficiar a los agricultores en muchos sitios alejados del planeta.

¿Dónde están ubicadas las selvas tropicales?

Selvas tropicales del mundo
Selvas tropicales del mundo

Las selvas tropicales están en África, Asia, Oceanía, Centro América y Sudamérica. La selva tropical más grande del planeta está en la Amazonía, en Sudamérica.

Las selvas tropicales están ubicadas en la región comprendida entre el Trópico de Cáncer y el Trópico de Capricornio, encima y debajo del Ecuador (la línea ecuatorial). En esta zona tropical el sol es muy fuerte y la cantidad de horas de luz diaria casi no cambia a lo largo del año, ayudando a mantener un clima cálido y relativamente estable.

Muchos países tienen selvas tropicales. Los países con las áreas más grandes de selvas tropicales son (en orden):
• Brasil
• República Democrática del Congo
• Indonesia
• Perú
• Colombia

Otros países con grandes áreas de bosque tropical son Bolivia, Camerún, República Centroafricana, Ecuador, Gabón, Guyana, India, Laos, Malasia, México, Myanmar, Papúa Nueva Guinea, República del Congo, Surinam y Venezuela.

Además de las selvas tropicales, hay otros bosques lluviosos en las regiones templadas del planeta, es decir aquellas ubicadas a mayores latitudes, al norte y al sur de la región comprendida entre el Trópico de Cáncer y el Trópico de Capricornio. Estas regiones tienen bosques extensos y en algunos casos se encuentran cerca de áreas costeras y, aunque no son bosques lluviosos tropicales, también se consideran bosques lluviosos por la gran cantidad de lluvia que reciben anualmente. La región del mundo con más área de bosque lluvioso templado se encuentra entre el norte de California y Alaska. Sin embargo, el resto de este libro está enfocado en las selvas tropicales.

¿Qué es una selva tropical?

La selva en Borneo
La selva en Borneo

Las selvas tropicales son bosques con árboles altos, clima cálido y mucha lluvia. ¡En algunas selvas tropicales cae más de 25 milímetros de lluvia casi cada día del año!

Cada selva tropical es única, pero hay ciertas características que son comunes para todas las selvas tropicales.
• Ubicación: áreas tropicales.
• Lluvia: al menos 200 centímetros (80 pulgadas) de lluvia por año.
• Dosel: la mayoría de plantas y animales de la selva tropical vive en el dosel, el cual puede alcanzar una altura mayor a los 30 m sobre el suelo.
• Biodiversidad: las selvas tropicales tienen un nivel alto de diversidad biológica o “biodiversidad.” Biodiversidad es el nombre general para todas las cosas vivas—plantas, hongos, animales—que ocupan un ecosistema. El ecosistema, a su vez, incluye a la biodiversidad y las cosas no vivas que forman una buena parte incluyendo el aire, agua y suelo presentes en un lugar determinado. Los científicos reconocen que cerca de la mitad de las plantas y animales que viven en el planeta se encuentran en las selvas tropicales.

Mi primera visita a la selva tropical

Male silverback gorilla
Male silverback gorilla in Gabon. Photo by Rhett A. Butler

En mi primera visita a la selva tropical, estuve asombrado por la exuberancia de la vegetación, los grandes árboles y las lianas. Había muchas especies más de plantas que en los bosques cercanos a mi casa en California. Nunca había visto tantas tonalidades de verde.

Desde entonces he hecho muchos viajes más a la selva tropical—más de los que podría contar. También he viajado a muchos sitios que no son selvas tropicales—desiertos en África, arrecifes de coral en el Pacífico Sur, bosques boreales en Alaska y otros lugares. Si bien cada uno de estos sitios tiene sus especies de plantas y animales únicos, hay una constante en todos ellos: la impredecibilidad de la naturaleza. Cuando uno pasa un día en el bosque o en el océano, uno nunca sabe exactamente lo que va a ver. Quizá veas un insecto de forma inusual debajo de una hoja, o una ballena emergiendo de la superficie del agua, o quizá escuches el canto de un ave desconocida.

He tenido muchas sorpresas en mis viajes a la selva tropical. Una de las más aterradoras fue en la selva tropical de Gabón, un pequeño país en la costa occidental de África central. Gabón es famoso por su vida silvestre, la cual incluye a los gorilas de tierras bajas. En una caminata que hice con varios  guardaparques y un fotógrafo por el bosque, inesperadamente encontramos un grupo de gorilas liderado por un macho grande de espalda  plateada. Tan pronto como los vimos, nos detuvimos, pero ya era muy tarde—este gorila macho ya había decidido mostrarnos quién dominaba el bosque. Nos enfrentó, haciendo gruñidos y golpeando su pecho mientras corría a toda velocidad hacia nosotros. El suelo se sacudía con su peso—un macho adulto puede llegar a pesar 350 libras, gran parte de las cuales es puro músculo. Una vez de rodillas—la posición recomendada si un gorila decide atacar—lo único que pude hacer para evitar un conflicto fue desviar la mirada. Empecé a ver el suelo, donde las hojas vibraban con cada tranco del gorila. Mi corazón se aceleró conforme el gorila corría y se acercaba más hacia nosotros. De repente se detuvo. Su tenso cuerpo se relajó, su respiración se volvió más lenta y dio media vuelta como si hubiera perdido interés. El bosque se calmó nuevamente y nosotros nos alejamos caminando muy despacio. Lo que había empezado como una tranquila caminata por el bosque se convirtió en uno de los momentos más emocionantes de mi vida.

Las selvas tropicales ayudan a estabilizar el clima

Plantas en la selva tropical de Uganda.
Plantas en la selva tropical de Uganda.

Las selvas tropicales ayudan a estabilizar el clima en el mundo al absorber dióxido de carbono de la atmósfera y producir lluvia. Los científicos han demostrado que el exceso de dióxido de carbono en la atmósfera, proveniente de actividades humanas, está contribuyendo al cambio climático global. Por lo tanto, las selvas tropicales que existen hoy en día juegan un papel importante en mitigar el cambio climático. Cada vez que las selvas tropicales son cortadas y quemadas, el carbono almacenado en la madera y las hojas es liberado a la atmósfera, contribuyendo al cambio climático global.

Las selvas tropicales también afectan las condiciones climáticas locales, gracias a que generan lluvia y ayudan a mo-derar las temperaturas.

¿Por qué las selvas tropicales son importantes?

La sela en Borneo
La sela en Borneo

La primera vez que vimos el río Amazonas, estuvimos asombrados por su tamaño. Se veía como un océano—y por una buena razón.

Durante la época de crecida del río, es decir cuando el nivel del agua sube debido al incremento de las lluvias en las cabeceras de los ríos que son afluentes del Amazonas, la desembocadura del río Amazonas puede llegar a tener cerca de 480 km (300 millas) de ancho. En esta época, hasta 17 billones de toneladas métricas de agua pueden fluir al Océano Atlántico. Como referencia, la cantidad de agua dulce que el Amazonas descarga cada día al Océano Atlántico podría cubrir las necesidades de agua de la ciudad de Nueva York por nueve años. La fuerza de la corriente hace que el agua del río Amazonas continúe fluyendo en el océano casi 200 km (125 millas) antes de mezclarse con el agua salada del Atlántico. Los primeros nave-gantes podían beber agua fresca en el mar mucho antes de ver el continente sudamericano.

Lo que es aún más asombroso sobre el río Amazonas es la selva tropical que lo alimenta. Los árboles son como fábricas de agua, puesto que liberan o transpiran agua a la atmósfera. A través de toda la Amazonía, los árboles liberan 20 billones de toneladas de agua diariamente. ¡Esto es equivalente a más de la quinta parte de toda el agua dulce que fluye a los océanos del planeta!

¿Por qué las selvas tropicales son importantes?

Volar sobre el corazón de la Amazonía es como volar sobre un océano verde: una gran extensión de árboles interrumpida sólo por los ríos. Aún más asombroso que su tamaño, es el papel que la Amazonía y otras selvas tropicales en el mundo cumple en nuestra vida diaria.

Aunque las selvas tropicales pueden ser una preocupación distante, estos ecosistemas son extremadamente importantes para nuestro bienestar.

Las selvas tropicales son a menudo llamadas los pulmones del planeta debido al papel que cumplen absorbiendo el dióxido de carbono de la atmósfera y a su vez liberando oxígeno. El dióxido de carbono es uno de los gases que causa el efecto invernadero o calentamiento del planeta . En cambio, el oxígeno es un gas primordial para la vida de animales, plantas y muchos otros organismos. Las selvas tropicales también ayudan a estabilizar el clima global, produciendo lluvias alrededor del planeta.

Las selvas tropicales:

  • ayudan a estabilizar el clima en el mundo;
  • mantienen el ciclo del agua;
  • protegen contra inundaciones, sequía y erosión;
  • tienen poblaciones humanas en muchas regiones;
  • proporcionan un hogar para muchas plantas y animales;
  • sostienen grupos de gente nativa; y
  • son sitios únicos para visitar y conocer.