Plantas de la selva tropical

flor de Passiflora, relacionada al maracuyá, en Colombia

flor de Passiflora, relacionada al maracuyá, en Colombia

El suelo del bosque tropical maduro es rara vez denso y enmarañado como la jungla que se ve en las películas y las historias de aventura. En general, el suelo del bosque maduro es relativamente libre de vegetación densa debido a que se encuentra en la sombra la mayor parte del tiempo. Esta gran sombra es causada por el dosel continuo del bosque maduro, también conocido como bosque primario. Por lo tanto, en vez de encontrar vegetación muy densa, el visitante de la selva encontrará grandes troncos de árboles intercalados con lianas, algunas plantas y arbustos en el sotobosque e incontables plantas pequeñas cerca del suelo.

Como los árboles de la selva tropical están en una lucha constante por acceder a la luz del sol, sus tallos crecen rectos y sólo producen ramas cerca de la parte más alta. Como las áreas tropicales reciben mucho sol, las hojas de los árboles y otras plantas que viven en el dosel pueden tolerar bastante radiación solar. Algunas de las plantas más comunes son las epífitas, las cuales típicamente viven adheridas a los árboles. En algunos bosques las epífitas pueden ser muy abundantes—¡más de 2,000 epífitas pueden ser encontradas viviendo en un solo árbol!

Si la idea de que una planta viva sobre otra planta suena extraña, hay que considerar que muchas plantas que la gente cultiva en sus casas son epífitas. Los ejemplos mejor conocidos son las bromelias, también llamadas “plantas aéreas”, y muchos tipos de orquídeas.

Las selvas tropicales tienen una gran variedad de especies de árboles. No es raro encontrar más de 200 especies en una hectárea (100 m × 100 m) de bosque tropical. La selva amazónica, y especialmente la parte oeste de la cuenca amazónica en Ecuador, Colombia y Perú, tiene los números más altos de especies de plantas viviendo en una hectárea de bosque.

La diversidad protege a las especies. Si una especie se vuelve muy abundante en bosques naturales, generalmente esta especie estará más expuesta al ataque de patógenos. Esto se debe a que muchos patógenos, así como insectos herbívoros, pueden desarrollar adaptaciones para explotar los árboles y plantas más abundantes. Un ejemplo más específico de esto es el fracaso de las plantaciones de árboles de caucho, en donde una sola especie de árbol cultivado a gran escala con fines comerciales fue atacada por hongos. En condiciones naturales en la selva tro-pical, los árboles de caucho están separados y dispersos entre muchas otras especies de plantas de tal forma que el hongo puede atacar a un solo árbol a la vez. Esta es la razón por la cual los cultivos extensos de una sola especie de planta son más susceptibles a pestes y requieren agroquímicos (compuestos tóxicos) para tener éxito.

Author: Rhett Butler

Share This Post On